Las “Segundas” de la Historia IV

Martina Hingis

Intro

En esta nueva entrega de “las que podrían haber sido” las mejores de todos los tiempos o G.O.A.T. en inglés (Greatest Of All Times) veremos un caso singular. Y que comienza desde el nombre, porque le fue puesto en honor a otra tenista con la que llegó a competir y que también está en la otra serie, las más grandes de la historia. No hace falta decir más que hablamos de Navratilova

Pero lo que también la hace especial a esta jugadora, y tal vez uno de los principales motivos que esté en esta serie, es que, como McEnroe entre los varones, fue una extraordinaria competidora también en dobles. De hecho tiene más títulos en mixtos y con sus compañeras de juego, que en singles, a pesar de que también fue la N° 1 del mundo en esa variante.

Por último, sus inicios, como verán, condicionaron también una conducta que fue pasto fácil de los medios, sumados a otros escándalos y conflictos, lesiones y por qué no? lecciones que le dio la vida.

Con Uds. Martina Hingis, una jugadora sin el carisma o ángel de otras, con problemas como todas, pero cuando lo que se juzga son resultados, y en todo el tenis, no solo en individuales, con méritos más que suficientes para pertenecer a esta segunda élite.

Inicios

Nacida en Eslovaquia (en ese momento Checoslovaquia) en 1980, como Martina Hingisova, es hija de Melanie Molitor, quien llegó a ser profesional del tenis, y de un profesor de tenis: Karol Hingis.

Sus padres se separaron, y a los 7 años se fue con su madre y se radicó en Suiza. La determinación materna y sus innegables habilidades precoces hicieron que pronto empezara a batir récords.

Fue la campeona junior más joven de un Grand Slam a los 12 años (en el Abierto Francés, que, curiosamente, nunca ganaría luego como profesional en singles), repitiendo al año siguiente, sumando Wimbledon y haciendo final en el US Open.

Tenía un tenis fácil, con una anticipación y lectura del juego que compensaba la falta de potencia en su cuerpo delgado y su estatura relativamente baja (1,70 mt). Su velocidad en la red y sus cambios de ritmo, en especial con el uso del drop, le permitieron derrotar y confundir a rivales muy fuertes como Monica Seles, Arantxa Sanchez Vicario o Venus Williams.

A los 14 años ya comenzó a jugar el circuito, y terminó ese año, 87 del mundo. En ese momento estaba permitido comenzar tan joven profesionalmente, pero luego del affaire Capriati y otros, se estableció el límite a los 17 años para competir por dinero.

Su carrera

“En mis tiempos, si tenías 20 años y todavía no habías ganado ningún Grand Slam, significaba entonces que ya eras demasiado vieja para ser la N°1”

MH

A los 15 años batió otro récord, ganó Wimbledon en dobles con Helena Sukova, tenía 15 años y 9 meses. En 1997 ya era la N°1 indiscutida del mundo, incluso ganó el Australian Open siendo la más joven mujer en obtener un Grand Slam en todo el siglo XX.

Con Anna Kournikova integraron el “dream doubles” por unos años

De paso ganó el dobles, lo cual marcó también una carrera fabulosa en esa modalidad, y en 1998 ganó los 4 grandes con dos compañeras diferentes Mirjana Lucich y Jana Novotna, algo que solo hicieron cuatro mujeres en la historia, y se coronó N°1 en singles (en total estuvo 209 semanas en ese lugar) y dobles, algo que solo tres en la historia lograron.

Con varias jugadoras tuvo rivalidades durante su carrera: Clijsters, Sharapova, Marie Pierce, pero con quien más se enfrentó, y nunca antes de cuartos de final, fue con Serena Williams.

Luego de sus lesiones y retiro por positivo en un control de dóping, intentó volver con buenos resultados, pero su renacer deportivo vino de la mano del dobles pasados los 30 años, logrando completar un récord de 12 Grand Slams en dobles damas y 7 en mixtos. Algunos de ellos fueron con la india Sania Mirza, y otras con la rusa Anna Kournikova.

Conflictos

“Cuando sos N°1 todo el mundo quiere un pedazo de vos, y vos solo querés ir a jugar partidos”

MH

A pesar de siempre estar bien vestida, cuidar su vestuario de Armani y Gucci fuera de las canchas, y dedicarle mohines y guiños a las cámaras y al público, Hingis tuvo varios problemas, algunos serios. Muchos, entre los que me incluyo, corroboraron una imagen que lucía impostada, algo falsa, y que en la adversidad del score o con los problemas con sus rivales, aparecía en un gesto adusto y el labio superior levantado mostrando los dientes como si algo le desagradara, y con sus cejas enarcadas en una frente interminable.

Con su madre y mentora, Melanie Molitor, fue su coach hasta sus inicios, pero siempre fue su referente

En 1999 jugó la final contra Steffi Graf, no solo tuvo declaraciones polémicas antes del partido, diciendo que “Graf no estaba para el tenis actual de potencia y velocidad”, sino que luego en el match, tuvo conductas cuestionables, como sacarle de abajo a la alemana, cruzar del otro lado de la cancha para ver un pique que le habían cantado malo (lo cual está expresamente prohibido) y ante el abucheo de la gente y las advertencias del árbitro se le subió a la silla para protestar, y luego se fue al vestuario a llorar. Allí la fue a buscar su madre, y la hizo seguir el match que quería abandonar y que finalmente perdió

lEn el 2001 demandó por US$ 40.000.000 a la marca italiana Sergio Tacchini, por haberle dado “calzados defectuosos e inapropiados para la competencia”, lo que la habría forzado a retirarse de varios torneos por lesiones en el tobillo, rodilla y cadera. Tacchini respondió que la demanda era una estrategia para no pagar daños por la ruptura del contrato al no usar sus zapatillas en un torneo. El caso fue archivado por una corte de EEUU

Con Roger, los dos suizos N° 1

Curiosamente, no tuvo conflictos con la otra mega estrella del tenis suizo: Roger Federer, a quien le lleva un año. Ella lo admira y siempre bromea, que le enseñó a ganar su primer torneo cuando ambos ganaron la Copa Hopman en 1997 jugando en doble mixtos. Y también agrega que con sus triunfos en los Grand Slams, le allanó el camino y le sacó presión a él y a Wawrinka

En el 2007 dio positivo en un test antidoping en Wimbledon por cocaína. Si bien la proporción fue ínfima, la ITF la suspendió por dos años

En el 2012 rompió su matrimonio con el jinete francés Hutin (antes había estado de novia con los tenistas Magnus Norman, Radek Stepanek, Ivo Heuberger y Julián Alonso, y el golfista Sergio García, luego de que este la acusara de reiteradas infidelidades y de haberlo golpeado junto con su madre.

Curiosidades

“Doy las gracias a todos los patrocinadores del torneo menos a Rado -una marca de relojes suiza-. ¡Yo tengo contrato con Omega!”

MH, en la entrega de premios del Abierto de Miami 1997

A los 15 años ganó su primer torneo en Filderstaff, Alemania, y el premio fue un Porsche, pero ella ni sabía ni tenía licencia para manejar

Ese año, en marzo, se anotó para competir en los interclubes de Suiza, con casi 40 años, para un club de segunda categoría en un cantón del centro de su país. La pandemia paró todo, pero se espera que en el 2021 esté defendiendo los colores de su club

Hingis tiene una cábala, nunca pisa las líneas de la cancha cuando sale de la misma para cruzar del otro lado

Actualmente está casada con un deportólogo y tiene una hija pequeña, a la que ya hace practicar con una paleta de ping pong, y que está anotada en tres clubes de tenis

Conclusión

Hingis fue probablemente la última niña prodigio que el sistema no protegió. Luego de ella y Capriati, no volvieron a permitir que chicas tan jóvenes compitieran con las grandes. Si no fue por altruismo tal vez fue por necesidad, ya que campeonas así se quemaban antes de la cabeza o del físico, o de ambas.

No es que no haya talentos superdotados ahora, sino que las normas impiden que hasta los 17 años comiencen a jugar profesionalmente de manera regular. Luego de eso vino la preocupación por los abusos de los padres cuando trascendieron los tratos del papá de Capriati, del de Jelena Dokic, del de Marie Pierce, Justine Henin, y siguen los nombres…

Hingis en su ceremonia de retiro, una vida de tenis con sus altibajos que la dejaron marcada pero mucho más madura

En un entorno tan competitivo como un deporte profesional, al que se suma que sea individual, que no compitan por su país casi nunca, y en un momento de la vida que se está desarrollando la personalidad, lo raro sería que no pasara nada, que no hubiera más escándalos o cosas peores. Se tardó en darse cuenta, y Hingis con su juventud y logros, tal vez sea el último ícono adolescente en ser N°1, y a la vez la primer señal del cambio de mentalidad de los que dirigen el tenis. No es poco, pero es solo el comienzo…

https://www.tokyvideo.com/3d207d82-d01f-4fa2-b15a-34e69111e541 Un colección de sus mejores puntos

https://youtu.be/hND_CQfFqnQ Hingis en la final de Roland Garros 1999 sacando de abajo

https://youtu.be/6Da9sv8b6sM Hingis pasa de lado a ver un pique contra Graf

Entrenador de tenis y pádel. Consultor deportivo en Gestión, Marketing y Comunicación de Deportes de Raqueta. Periodista e Investigador. Ex profesional

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store