Las “Segundas” de la Historia I

Monika Seles

Intro

Con Monika Seles comienzo una nueva aventura en artículos que buscan ver “el otro lado” del tenis y de algunos de sus protagonistas, momentos y lugares. Como en la serie anterior de “Los Segundos…”, busco echar luz sobre aquellos jugadores que fueron prodigios, super dotados, pero ay, no tanto como para pertenecer al lugar sacro de los dioses, en este caso diosas, con resultados fuera de la escala aún, para este tipo de tenistas.

Seles es otro ejemplo donde los contrafácticos pueden funcionar a destajo: su irrupción a comienzos de los 90 fue un ciclón, antes de los 20 años ya tenía ganados 8 Grand Slams, venía a quedarse con todo a una velocidad de juego e intensidad fuera de escala, hasta para la competitividad de la renacida Navratilova o la potencia de la derecha de una Graf dominante…Pero, en 1993, sobrevino el atentado a su vida durante un partido con Graf, del cual hablaremos luego en detalle, que no solo le ocasionó perder la posibilidad de ser la N°1 indiscutida, sino que la dañó mentalmente para todo el resto de su carrera cuando estuvo lista para el regreso.

El dicho de “lo que podría haber sido” aplica en demasía y con dolor en el caso de la serbia, pero veamos su historia y que cada quien juzgue.

Inicios

“Tu novio es tu máquina lanzapelotas”

Uno de los consejos que le daba Nick Bolletieri, cuando veía su afán de perfeccionar los golpes

Nació en 1973 en la ex Yugoeslavia, hoy Serbia. De la etnia húngara, se nacionalizó luego estadounidense y Hungría también le dio la nacionalidad posteriormente.

Seles a los 9 años

Originalmente zurda, su estilo con las dos manos en drive y revés fue una de sus marcas. Su padre, un caricaturista profesional, fue su profesor y le dibujaba para hacer el tenis más divertido.

A los 11 años ganó el Orange Bowl junior en Miami, el torneo más prestigioso de menores, y fue tentada por Nick Bolletieri para que fuera a entrenar al año siguiente con su hermano mayor de 19 años que era el N°1 de su país. Nueve meses más tarde se les unieron los padres.

Su carrera profesional

“Monika Seles es lo más eléctrico que le pasó al tenis desde Lenglen”

Ted Tinling, modisto de las tenistas del siglo XX y conocedor del tenis

A los 14 años, aún siendo amateur, jugó su primer torneo profesional, y pocos meses más tarde ya viajaba por todo el mundo. A los 15 le ganó a Chris Evert, que ya se estaba retirando, en la final de Houston, y logró el primero de sus títulos. Ese año, 1989, hizo semis de Roland Garros, y terminó N° 6 del mundo. Ya todos hablaban de un cambio de guardia en el tenis femenino.

En 1990 se coronó en Francia como la más joven ganadora de Roland Garros, con 16 años. Además, ganó siete torneos más, y en la final del Masters femenino, el Virginia Slims Championships, superó a Gaby Sabatini en la final, terminando N°2 del mundo.

Los siguientes dos años fueron de Seles, ganó los dos Australian Open, los dos Roland Garros, y los dos US Open. No jugó Wimbledon 91 por lesión, y en el 92 cayó con Navratilova en semis, luego de muchas controversias por las quejas de las rivales por su manera de gruñir y gritar de manera casi exagerada cuando le pegaba a la bola.

Pero los récords muestran que, entre enero de 1991 y febrero de 1993, ganó 22 torneos y llegó a 33 finales de 34 torneos en los que participó! Tuvo porcentajes de entre el 90 y 98% de efectividad, y con eso fue la N°1 en el bienio.

En 1993 comenzó defendiendo sus títulos del Australian Open ganándole a Graf (con esa fue la tercera de cuatro finales de grandes que le ganaba a la alemana). Luego ganó la final de Chicago a Navratilova y a continuación…vino Hamburgo

El ataque

“Crecí en una cancha de tenis, ahí es donde me sentía más segura. El ataque se llevó esa inocencia, todo: mi ranking, mis contratos, mis ingresos, todo”

MS

El atentado a Seles no solo causó conmoción en el mundo del tenis

En los cuartos de final enfrentaba a una búlgara, Maleeva (los tangueros podrían hacer una asociación con este nombre) y durante un cambio de lado, mientras Seles estaba sentada, un espectador desequilibrado y fanático de Graf, la atacó con un cuchillo de carnicero entre los omóplatos causándole una herida de casi dos cm de profundidad

El corte tardó unas semanas en sanar, pero las heridas mentales la dejaron fuera del court dos años, y cuando volvió, ya no era la misma. El atacante fue declarado paciente psiquiátrico, tuvo una probation de dos años y tratamiento psicológico. Seles nunca más jugó en Alemania, disgustada con el sistema judicial de ese país.

A partir del suceso, se incrementó mucho la seguridad de los jugadores en los torneos.

La WTA propuso una votación para ver si le mantenían el N°1 por su recuperación, y según Seles en su autobiografía, todas las jugadoras activas se opusieron excepto Sabatini que se abstuvo.

Para Seles el regreso fue duro, porque el miedo desencadenó primero una depresión y luego desórdenes alimentarios que la llevaron a engordar bastante.

https://youtu.be/i-L-ZUac0Z4 Video del momento del ataque

El Regreso

“No hay que sufrir en silencio como lo hice yo.”

MS

En agosto del 95, con unas ganas de jugar increíbles y supuestamente sin secuelas, ganó el Canadian Open y solo perdió 14 games en todo el torneo! Parecía que el tiempo no había pasado. Al mes perdió la final del US Open con Graf, con quien estaba distanciada por el suceso, y porque según Seles, no la había apoyado para mantener el N°1 en su ausencia.

Seles en su vuelta había cambiado su figura debido a sus desórdenes alimentarios, su tenis seguía igual, su cabeza…ya no

Incluso en enero del 96 ganó su 4to Australian Open y el último grande de su carrera. Nunca volvió a estar al nivel anterior. A pesar de eso, llegó a la final del US Open del 96 donde perdió con Graf, y también a la de Roland Garros en 1998, donde sucumbió ante la incansable Arantxa Sánchez Vicario.

Siguió jugando regularmente hasta el 2002 donde terminó como N°7 del mundo. Sus resultados no eran malos, cuartos, semis, pero para su estándar estratosférico, era casi un fracaso.

Curiosidades

“Me compadezco de los vecinos de Seles en su noche de bodas”

Peter Ustinov, comentando los gruñidos de Monika cuando pegaba a la pelota

l La final que le gana a Sabatini en 1990 fue a cinco sets, una modalidad que no se usaba en el tenis femenino desde 1901

l Luego del ataque contra Seles, en varios torneos, como Wimbledon 1993, los jugadores se sentaron mirando a las tribunas más cercanas, en lugar de espaldas a ellas. Sin embargo, para Seles, eso no servía para impedir otro ataque.

l Sus golpes eran muy agresivos, pero su volea no estaba a la altura del resto de sus tiros, por ejemplo, en 1992, en Wimbledon, contra Navratilova, solo ejecutó una volea ganadora en todo el partido y 48 passings shots exitosos…

Junto a Gaby Sabatini

l Una banda de rock de Australia, “Young Elders”, le dedicó un tema durante la recuperación del atentado que se llamaba “Fly Monika fly”. Seles dijo que la canción la ayudó en la recuperación, y posteriormente se unió a la banda en la celebración del Australian Open del 96, el único Slam que ganó luego del ataque. Tiempo después los integrantes cambiaron el nombre del grupo por “The Monicas”

l En los Juegos Olímpicos de 1996, en Atlanta, le ganó a Sabatini en tercera ronda, y en los de Sydney 2000 logró la medalla de bronce en singles.

l Ganó con el equipo de EEUU la Fed Cup en 1996, 1999 y 2000

l Su gruñido o grito, podríamos decir, cuando le pegaba a la bola era bastante molesto, no tanto por el volumen (fue medido y equivalía en decibles al grito de una fan en un concierto de música) sino también por lo continuo

l Actualmente vive en Sarasota, Florida y es vocera de un laboratorio que fabrica el primer medicamento para los desórdenes alimentarios en los jóvenes

l También se ha dedicado a la escritura. En el 2009 escribió: “Getting a Grip: On may body, my mind, my self” Y también incursionó en la ficción para jóvenes

Conclusión

El reconocimiento y respeto de los colegas en cualquier disciplina y de cualquier momento de la historia, suele ser una de las mejores maneras de medir el calibre de jugador del que se habla.

Navratilova, por ejemplo, dijo que “de no ser por el atentado que sufrió, Monika hubiera podido ganar más Slams que Margaret Cour o Steffi Graf”.

Mary Joe Fernández agregó “creo que Seles podría haber duplicado tranquilamente su colección de grandes sin el ataque”.

No nos olvidemos que casi apenas empezara a jugar profesionalmente, ganó ocho de los 11 Gran Slams en los que participó. Impresionante, marca récord en tenis, sea en varones o mujeres, y creo que en cualquier deporte.

Pero dejando de lado eso, o tal vez también por eso, el quiebre en su carrera que marcó el nefasto episodio, le dio a los ojos de los fans y de los que ni siquiera seguían al tenis, un aura de humanidad y heroicidad sin igual, elevándola tal vez sin los resultados fácticos, a ese altar de los grandes.

Bravo Monika!

https://youtu.be/mQgbdsRWpH8 Documental de Seles. Parte I

https://youtu.be/rqeq1qgYf7c Documental de Seles. Parte II

Entrenador de tenis y pádel. Consultor deportivo en Gestión, Marketing y Comunicación de Deportes de Raqueta. Periodista e Investigador. Ex profesional

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store