La Raqueta Subversiva XLI

José Luis "Tata" Echegaray
4 min readJan 28, 2023

Los desconocidos del Tenis IX. Frederick Winslow Taylor

Frederick Winslow Taylor

“En el pasado lo primero era el hombre, en el futuro el Sistema será lo primero”

FWT

Intro

De todos los artículos que he escrito sobre el mundo de los deportes de raqueta, este quizá sea sobre el personaje más alejado del deporte pero, a la vez, de todos los que he escrito, el más influyente en la sociedad contemporánea.

Porque Taylor es considerado como el padre de la gestión moderna y científica, y logró que la productividad de las fábricas aumentaran en casi 50 veces, lo que aceleró los efectos de la revolución industrial, suministrando más productos y servicios para todos, a un costo menor y de manera más rápida, cosa que no había sucedido desde que conocemos la Civilización como tal.

De hecho, está considerado en varios rankings de historiadores económicos como el N°1 por esta contribución al desarrollo, por delante de gente como Henry Ford o Edison, para citar solo algunos.

Pero para no irnos por las ramas, veamos algunas curiosidades de la vida de este genio, al que otro gurú como Warren Buffet catalogó como el “padre del management”.

Inicios

Nació en 1856, en una familia acaudalada de EEUU, estaba destinado a ser abogado como su padre, y consiguió entrar a Harvard. Allí estudió con esmero entre 4 y 5 hs diarias, pero cada vez que lo hacía tenía muchos dolores de cabeza que le obligaron a dejar el estudio y optar por un trabajo manual en una fábrica de su ciudad.

Lo curioso es que la causa de su dolencia era el astigmatismo, que lo obligaba a forzar mucho la vista. Ahora es fácil corregirlo, pero no en aquella época, recién se diagnosticó en 1864 y su cura se popularizó en 1872, cuando Taylor ya había dejado la Universidad.

En su nuevo rol, se destacó como mecánico y fue subiendo en la escala hasta llegar a ser ingeniero. En esa experiencia se dio cuenta cómo fallaban los procesos para hacer mejor las cosas y más rápido, y se dedicó a estudiarlos y buscar la manera de imponerlos.

Su legado y el tenis

En eso tuvo tanto éxito que pronto dejó su trabajo formal y se dedicó a algo inédito en esa época: ser consultor de empresas, y con ello fundó toda una nueva rama.

No solo asesoraba, sino que dio conferencias por todo el país y era muy famoso por ello.

También desarrolló más de 40 patentes de nuevas máquinas y eso llevó a lo que sigue…

La “raqueta-cuchara” patentada por Taylor

En cuanto al tenis, su vocación de búsqueda de mejoras hizo que en 1886 patentara un modelo de “raqueta cuchara” (en la figura vemos el croquis de la patente que le dieron)

que, supuestamente, tenía más prestaciones que las normales.

Si bien el modelo no prosperó mucho, a él y a su hermanastro les permitió ganar el dobles del Campeonato Nacional de EEUU de ese año.

Luego agregó patentes para palos de golf, redes de tenis y hasta para una superficie mejor para las canchas de césped y técnicas para su mantenimiento.

También, colateralmente, algunos de los principios que descubrió y sistematizó, luego fueron trasladados a muchos ámbitos, entre ellos la enseñanza del tenis, uno en particular: Descomponer tareas complejas en micro tareas más sencillas, que fue tomado por las metodologías de enseñanza como el “Método Estándar” de Dennis Van Der Meer (otro que también en algún momento le dedicaremos un artículo) para lograr que la gente juegue al tenis de manera rápida y con un sistema que no dependa de cada profesor.

Esto también luego se aplicó al estudio biomecánico para lograr un mejor análisis de los movimientos óptimos y la carga de entrenamiento ideal.

Conclusión

Taylor murió relativamente joven, a los 59 años. Tres años antes había publicado su obra cumbre: “Principios de la Administración Científica”, que sigue siendo un texto obligado para cualquier historia de la economía moderna.

Tuvo críticas de sectores que acusaban al “taylorismo” como una deshumanización del trabajo, convirtiendo a los hombres en máquinas, pero él siempre abogó porque se le pagara a cada uno según su productividad y que siempre se contemplara a la persona.

Como tenista su aporte fue modesto y sus triunfos quedaron casi en el olvido, pero su legado repercutió en toda nuestra vida para mejor y debemos agradecer que no le pudieron curar el astigmatismo a tiempo, porque probablemente hubiera sido un abogado brillante pero no hubiésemos tenido este aporte que cambió todo.

--

--

José Luis "Tata" Echegaray

Entrenador de tenis y pádel. Consultor deportivo en Gestión, Marketing y Comunicación de Deportes de Raqueta. Periodista e Investigador. Ex profesional