La Raqueta Subversiva #13

José Luis "Tata" Echegaray
9 min readJun 21, 2020

Quién es la mejor tenista de la historia?

Parte IV

Steffi Graf

Intro

En nuestra serie de búsqueda de la más grande, llegamos a una jugadora impresionante, que pensé que conocía, no sólo por sus logros, sino por ser contemporánea, estar casada con Agassi y lo que había leído.

Pero no, la vida de Steffi, como la de todos, tiene muchos más pliegues y profundidades, que en el caso de los que están bajo la luz de los medios, aunque sea una parte de su vida, no sólo se potencian, sino que en sí mismos desencadenan acciones, por el sólo hecho de ser públicos y masivos.

Veamos la vida de Steffanie, como a ella le gusta que la llamen, no Steffi.

Inicios

Nació en julio de 1969 (parece increíble que ya tenga más de 50 años) en Mannheim, Alemania.

A los 4 años empezó a jugar con su padre, que se había matriculado de profesor de tenis y le recortó una raqueta de madera de adulto, para que la pudiera manejar

https://www.youtube.com/watch?v=aX7BcojgPNE&t=57s

Pronto comenzó a demostrar que tenía una coordinación superdotada y empezó a ganar todos los campeonatos de menores.

A los 13 años se hizo profesional. En ese momento todavía estaba permitido, pero luego del episodio de Jennifer Capriati un tiempo después, cuando completamente desequilibrada fue arrestada por robar joyas y poseer marihuana, se revisó el criterio, y fue postergado el inicio al profesionalismo hasta los 18 años.

Su carrera profesional

En sus primeros tres años compitiendo en el Tour, no ganó un título, pero fue creciendo en el ranking y a los 16 años ya estaba 22 del mundo. En eso hay que darle mérito al padre, quien ya cuando su hija tenía 12 años, renunció a su trabajo para dedicarse exclusivamente a ella. Viendo los casos de chicas que comenzaron temprano y luego se “quemaron” a los pocos años, como Tracy Austin y Andrea Jagger, resignó dinero pronto y un calendario repleto de torneos. Mientras Graf jugaba 15 torneos al año, Sabatini, un año menor, jugaba 21.

A los 15 había participado en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, donde el tenis se presentaba como deporte de exhibición, antes de volver formalmente, y ganó la medalla de oro.

Steffanie y su derecha asesina

Pero hablando de eso, en 1988 ganó algo inigualable hasta ahora, los 4 Grand Slam y otro oro, en Seúl, consiguiendo el “Golden Slam”. Su futuro marido, ganó también el oro, pero en 1996 en Atlanta y los 4 Grandes, pero no en el mismo año. Se pueden imaginar lo que es la vitrina de trofeos en la casa de los Graf-Agassi, no?

Siempre fue muy reservada y tímida en su relación con las colegas del tour, y hasta parecía antipática, como una máquina fría. Con el tiempo fue cambiando, en parte porque su padre quería “feminizarla” y la hizo participar de sesiones de fotos con revistas como Vogue.

Pero dentro de la cancha era imparable, incansable. Cambiaba de lado rápido, tomaba agua rápido, incluso hubo muchas veces que directamente del aeropuerto de la ciudad adónde llegaba, se iba al club a entrenar.

Logros

Grand Slams: 22. En 1988 ganó los 4 títulos y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Seúl, algo nunca igualado ni por hombre ni mujer

Australian Open: 4

Roland Garros: 6

Wimbledon: 7

Us Open: 5

l 7 años N°1 del mundo, en total 377 semanas

También es la única tenista hombre o mujer en haber ganado como mínimo 4 veces cada uno de los torneos de Grand Slam y en todas las superficies.

Es la única jugadora (tanto entre mujeres como hombres) en haber ganado los cuatro torneos de Grand Slam dos veces en dos décadas diferentes.

Se retiró en 1999, a los 30 años, poco tiempo después de casarse con Agassi, estando N°3 del mundo, el puesto más alto que una jugadora haya dejado, porque ya “no sentía ilusión de jugar”.

La relación con su padre

“Miro hacia donde está sentado entre game y game para inspirarme. Él es tan bueno para mí”

Steffi Graf, en declaraciones a los 20 años sobre su padre

Peter Graf, que no es el motivo de esta nota, sí es causa de algo de lo bueno, y tal vez bastante de lo malo, que fue la vida de niña y hasta su joven adultez.

Vendedor de seguros, y de autos usados que le compraban soldados de USA que se quedaron en Alemania (justo dos de las profesiones más desprestigiadas y que algunos, no sin razón, a veces asocian con la de profesor de tenis, cosa que Peter también ejerció), desde el momento que nació Stefanie, dijo: “Ella va a ser una campeona” A los 4 años, si ella le devolvía 25 veces la pelota al padre, se ganaba un helado. Pero muchas veces en la bola 25, “le tiraba más fuerte, no podés ganar un helado todo el tiempo” recordaría Peter 15 años después en una entrevista.

Un libro publicado por dos periodistas alemanes “Steffi rica, Niña pobre” reveló con investigaciones entre allegados a la familia, que Peter le pegaba en algunas ocasiones cuando fallaba un tiro o ella reaccionaba mal contra él.

El control de su carrera se volvió obsesivo. Decía que alguien podía mandarle “un dulce que podría estar envenenado”. O que sus novios podrían estar con ella, pero “en otra vida”.

En 1995 su padre fue encarcelado por 21 meses por haber evadido millones de euros, pero ella fue exonerada. Su madre se divorció de él, y dejaron casi de hablarle hasta un par de semanas antes de su muerte en el 2013.

Su Pareja con Agassi

André cuenta en su biografía “Open”, que con Graf tuvo antes de casarse varias situaciones.

Le había puesto el ojo hacía tiempo, ya en 1992, cuando ambos ganaron Wimbledon. Él estaba ilusionado porque la noche del último día, se hace la “Cena de los Campeones”, y los ganadores de caballeros y damas bailan juntos, pero justo ese año, el baile no se realizó.

En 1997, conviviendo con la que sería su primera esposa, la actriz Brooke Shields, estaban en la cocina y él notó que en la puerta de la heladera, había una foto de la alemana, y Brooke le dijo: “Ves? Estoy haciendo dieta y ejercicio para tener esas piernas para cuando nos casemos”. Su futura esposa se entrenaba para tener la figura de su futura/futura esposa…

Pero el matrimonio y el ranking de Agassi que cayó hasta el puesto 141, se derrumbaron pronto. Estuvo envuelto en un confuso episodio con toma de drogas recreativas, y en 1998, ya con Brad Gilbert como entrenador, y separado temporalmente de Shields, volvió a entrenarse.

En ese Roland Garros, quiso conquistar a Graf y le mandó 5 docenas de rosas. En la habitación, que compartía con Gilbert, esperaba ansioso para ver si le llegaba algún llamado o algo. Su coach se asomó por la ventana y le comentó: “Mm, me parece que no hay buenas noticias”, y le señaló un contenedor de basura con todas las rosas…

En 1999, ya a punto de divorciarse, la invitó un día a la playa, mientras se jugaba el Open de Miami, y ahí se produjo el diálogo que dio tanto que hablar dentro y fuera del tenis. Agassi le dijo: “Te quiero confesar algo: Odio el tenis”, y ella lo miró con una mezcla de asombro y comprensión, y le respondió: “Pensé que todos nosotros (los profesionales) sentíamos lo mismo”.

Ese mismo año, en Roland Garros, donde la final junior fue entre Coria y Nalbandián (ganó Coria), Agassi atisbó la increíble final de damas: Graf contra Hingis.

La suiza llegaba como N°1, el único de los Grand Slams que le faltaba ganar era ese. Con 18 años, era altanera y con declaraciones fuertes: de Graf dijo que “ya estaba grande”. Y la germana venía con varias operaciones en la rodilla, tobillo y problemas lumbares, producto del desgaste de más de 15 años de carrera.

Martina Hingis (que debía su nombre a Navratilova, ya que su madre, de ascendencia checa, la admiraba) se puso rápidamente 6/4 2/0. Hubo un fallo controvertido y Hingis protestó de mala manera, hasta se le subió a la silla del umpire!. Tuvo un warning (una advertencia del árbitro), pero no conforme, hizo algo insólito: como si fuera un partido de club, cruzó de lado para ver la marca del pique. Segundo warning y al borde de la eliminación. Graf remontó y se pusieron set iguales.

En el tercero, yendo 1/0, Hingis se fue al vestuario y se puso a llorar. La tuvo que ir a buscar la madre, y le explicó que no la estaban robando como decía ella, y que era una vergüenza lo que estaba haciendo. Volvió, pero todos sabían lo que venía: Graf ya estaba en modo campeona y no dudó.

De hecho, la suiza siguió poniéndose a la gente en contra, sacó de abajo en un par de ocasiones, y ponía caras de disgusto todo el tiempo. No hubo caso ya, con todo el público a favor de la “veterana” de 30 años, quien ganó el último set 6/2 y declaró en la conferencia de prensa posterior: “Esta final es inolvidable, creo que es mi último Roland Garros”. Al día siguiente, su futuro marido también ganó el torneo.

En el 2001, ya casada, hizo un esfuerzo de reconciliación con su padre, y lo invitó a conocer su casa y a su suegro en Las Vegas. Mike Agassi le mostró la máquina lanzapelotas que había montado en una tarima, cuando su hijo tenía 7 años, para que le enviara tiros a 180 km/h y que el niño tuviera más reacción…

Pero la situación se puso más bizarra: Peter Graf ponderaba las ventajas del revés de su hija a una mano con slice, cuando Agassi senior lo interrumpió de mala manera, y empezó a gritarle que el revés a dos manos de su hijo era mucho mejor. Se fueron a las manos y Andre tuvo que separarlos

Varios

Entre 1987 y 1989, perdió sólo 7 partidos (en tres años!!) Tres de ellos con Gaby Sabatini

Sabatini y Graf han tenido muchos triunfos en dobles, en 1988 ganaron Wimbledon, y fueron parte de una nueva generación de tenistas, pero su comunicación en los comienzos fue poca, ya que el dominio del inglés de Gaby era mucho menor que el de Stefi. Además, ya había comenzado la época de que cada jugadora viajaba con todo un entorno

También ese año, le ganó a Gaby la medalla de oro en Seúl, en los Juegos Olímpicos

En 1988 le ganó la final de Roland Garros, mejor dicho, destruyó a Natasha Svereva. La superó por 6/0 6/0 en 34 minutos de juego, y considerando que hubo en el medio una demora de minutos por la lluvia… es la final de Grand Slam más breve de la historia desde 1911

En 1993, su archirrival del momento, que ya le había arrebatado el N°1, Mónica Seles, mientras disputaba un partido en Hamburgo contra Magdalena Maleeva, fue apuñalada por la espalda en un descanso por un fanático. Se le adjudicó ser un admirador de la alemana, pero la versión verdadera es que la motivación fue política por la guerra en lo que era en ese entonces Yugoeslavia. Graf la visitó en el hospital y Seles tardó casi 3 años en volver, curada físicamente pronto, pero nunca del todo psicológicamente, y ya no sería la misma jugadora.

En 1996, jugando la semifinal de Wimbledon, un espectador le gritó: “Quieres casarte conmigo?” y ella le respondió: “Cuánto dinero tenés?” desencadenando la risa en todo el estadio. Lo pueden ver en el video: https://www.youtube.com/watch?v=KrpdRh_2gW8

En 1997 abandonó la religión católica, aduciendo “razones personales”

Ahora dirige una Fundación que se llama “Children for Tomorrow”, que ayuda a chicos que tienen traumas por la guerra o violencia familiar…

También puso un gimnasio sólo para mujeres

Su madre y su hermano viven cerca de ella, en Las Vegas

--

--

José Luis "Tata" Echegaray

Entrenador de tenis y pádel. Consultor deportivo en Gestión, Marketing y Comunicación de Deportes de Raqueta. Periodista e Investigador. Ex profesional